17.5.06

Del Vive Latino, corretizas y niñas encueradas

por: Leticia Ortega Zwittag


Advertencia: Narración con estilo muy personal. No es más que la visión de una asistente y su historia de esta vivencia musical.


Escenario principal. Foto: Esparta Palma


México, D.F. Domingo 14 de Mayo: 9 a eme. Dormía plácidamente hasta que el maullido de mi celular me despertó abruptamente. Respondo, con mi sexy y ronca voz de desvelada, “¿bueno?” y del otro lado de la línea mi amigo Saulito díceme que por cuestiones familiares no podrá ir al vive así que como está a unas cuadras de mi casa pasará a dejarme su boleto para que vaya yo en su lugar.
10 am. Le marco a mis amigos(as) a ver quién demonios tiene planeado ir al vive (estamos de acuerdo que ir sola ¡no va!). Una vez hecho el plan me preparo para el magno evento musical.

El Cartel del Domingo
Híjole, pues mi memoria de teflón me impide recordar a todas las bandas, pero he aquí algunas: Bersuit, Celtas Cortos, Chetes, Desorden Público, Dildo, Joselo, Julieta Venegas, Jumbo, La Gusana Ciega, La Lupita, Los Auténticos Decadentes, Los Bunkers, Los Esquizitos, Los Super Elegantes, María Daniela, Niña, Palomazo Informativo, Panda, Plastilina Mosh, Porter, Titán, Víctimas del Dr. Cerebro y Zoé.

2 pe eme. Llego al Foro Sol. Gente por todas partes. Puestos de comida, souvenirs, agua, pulseritas… Hippies, fresones, darkis, pubertos, “adultos jóvenes”… Al fin logramos llegar al escenario rojo que tenía mantas azules (¿?), para dirigirnos al azul que tenía las mantas rojas (¡!) y escuchar a Niña, buena banda de Monterrey (supersónico ambiente electrónico). De ahí nos desplazamos al escenario verde (el cual pues era reconocible por sistema de deducción) para escuchar a Chetes, sin embargo, el muchachito cambia horario con Palomazo Informativo, así que mientras el discurso cómico-político-musical se lleva a cabo, corrí al escenario ¿rojo? a deleitarme con los Esquizitos (adiós tristeza, hola botella de licor). Si esta banda tuviera una buena promoción alcanzarían más éxito del que muchos imaginan, en fin… de ahí a buscar nuevamente a Chetes, mera curiosidad de escuchar su proyecto en solitario pues me declaro fan de Zurdok (antes de su separación) y megafan de Vaquero (ajúa). Sólo alcanzo a escuchar la última rola, pero no me quedan ganas de más, Chetes es muy buen músico, ni hablar, pero lo que pude oír es más que ñoño, ¡ñoñísimoooooo! Luego Dildo, y yo sutilmente aprovecho el espacio para buscar comida. Me quedo “estacionada” en el pasillo que conecta el escenario “azul” con el ¿rojo?. En el primero comienza Julieta Venegas y de pronto, la gente, en estampida, corre desesperadamente hacia el otro escenario. Pareciera que al primer acorde el público se percata de lo que están a punto de escuchar y huyen despavoridos, y bueno, no fue tan trágico el motivo ni es que la gente odie a Julieta, pero en el escenario contiguo está Héctor de La Lupita cantando a dúo con el señor José Fors… y los únicos que permanecen dándole el sí a Julieta son lo que no se enteran de lo que sucede del otro lado, ja! Y vaya que La Lupita tiene sorpresas bajo la manga, ya que sin más aparece ante nosotros Sabo Romo para cantar “Viento”.
Entre tokín y tokín hay pequeños escenarios con bailarines, payasos, saltimbanquis, zanqueros y diversos artistas que hacen de la espera un momento más agradable.
Me pierdo entre la gente para llegar al escenario verde y escuchar algo de Porter para luego regresar al rojo para la interpretación de Bersuit, quienes tiernamente le dedican una rola a la niña Venegas, y los Auténticos Decadentes que ponen a bailar a los asistentes.
Por su parte, La Gusana Ciega reúne en el azul a los casi treintones que hemos sido sus fieles fans desde aquellos tiempos de risas de colores. Y en medio de una sabrosa lluvia cantamos “Tornasol”.
Más cambios en los horarios, Jumbo coincide con Zoé, y es necesario tomar una decisión. Por motivos personales opto por Zoé (tengo ganas de ser aire y me respires para siempre)…

Chavita destapada. Foto: Cortesía Internet
Los detalles inolvidables del vive son la presentación del video “La caída de Edgar” (para quienes no saben a qué me refiero pueden enterarse en www.espartha.com/blog) y las niñas encueradas que hasta show lésbico se avientan durante la presentación de Plastilina Mosh, robándole a los regios sus 15 minutos de gloria.
Hay más niñas encueradas y muchos otros videos, pero bueno, el espacio me limita y creo que ya estuvo de tanto rollo.

9 pe eme. Muerta de cansancio y con la piel enrojecida, aprovechando que la gente está entretenidísima con Panda, me dirijo a la salida. Camino con calma, aún las calles están semivacías, y entre la humedad del aire intento no pensar en el olvido casi voluntario de años perecederos.
Lagartija y las consecuencias del vive.
Foto: Esparta Palma

1 comentario:

l i l i t h dijo...

Muy puntual su crónica del vive, yo sigo lamentándome no haber ido. Pero al primer día, jajajaja...

Excelentes fotos de Esparta!

jajaja peinado desecho, no culpes al pobre festival... de lo demás pues sí...